miércoles, 26 de noviembre de 2014

Todo empezó cuando llegaste tú.

Todo empezó como empiezan las grandes historias... por azar o por suerte.
Ella, que se coló en mi vida una noche en la que no pensaba salir de casa,y que, cuando me decidí a hacerlo, mi única meta era meter la bola negra y ganar una partida de billar.
Os aseguro que lo que menos esperaba era encontrar el amor de mi vida.
Ella, que llamó mi atención desde el instante en que la miré.
Y aunque no me quise dar cuenta... la vida en ese momento me había cambiado.
Recuerdo que a la salida me pidió fuego, y a pesar de que ninguno de mis amigos fumaba, encontramos un mechero.
Un mechero...la excusa perfecta para pasear por la desierta ciudad, o para colarse en mi vida, de puntillas, sin hacer ruido,y hacerme suya, sin ni siquiera darse cuenta.
Esa noche nos contó donde vivía, qué estudiaba, y aunque probablemente nadie prestase atención a la vida de una desconocida que supuestamente no volveríamos a ver, recuerdo cada frase, cada detalle y cada mirada que cruzamos,
Yo, tan desordenada con las emociones, tan terremoto,tan mía y tan de nadie, me volví mas suya que mía, cambié los terremotos emocionales por movimientos sísmicos en su cama, y el único desorden que tengo ahora es nuestra ropa en el suelo de la habitación.
Los fuegos artificiales que compartí con ella en Junio, marcaron el comienzo de la fiesta permanente  que tengo en el corazón.
Mi cumpleaños vino con nuestro primer beso de regalo,y el comienzo a su año nos va a sorprender rozando los mejores seis meses de mi vida a su lado.
Y es que, por primera vez tengo un propósito para el nuevo año...
Hacerla feliz.

Gracias por estos 123 días que me has regalado a tu lado.
Pd: La vida nos pondrá obstáculos que saltaremos cogidas de la mano,

Te amo.